lunes, 2 de noviembre de 2009

Calabacita tía


Somos angelitos
Del cielo bajamos
Pidiendo limosna
Para que comamos

(suenan botes llenos de piedras, a veces panderos o campanas en estruendoso acompañamiento)

¡Calabacita tíaaaaaaaaaaaaa!!!

Cuando nos iba bien, alguien de la casa se asomaba, prendía la luz del zaguán y todo gritábamos con emoción: ¡Que viva la tía !!!
La tía salía por lo general con calaveritas de dulces, bolsas de colación y cuando mejor nos iba, calabaza, higos o tejocotes en miel con canela.

Pero cuando la luz no se encendía, los botes llenos de piedras y otros instrumentos para hacer ruido se acompañaban de una frase cuya dureza no entendía a los 7 años. Si no había respuesta ni dulces, el coro infantil gritaba sin piedad: ¡Que muera la tía!!!

De esto hace más de veintitantos años y sucedía en mi pueblo, hoy no sé si los niños siguen cantando el viejo verso, si se alegran con los dulces o piden dinero. Mi celebración favorita sigue siendo el día de muertos, adoro el color y el aroma del cempatzuchil, las ofrendas, el delicioso pan. La lunas de octubre que se roba noviembre.

No había podido escribir, por el trabajo, la enfermedad de mi perro (que ya esta mejor pero me hizo pasar tremendo susto) y porque quería postear hoy 2 de noviembre, todosanto como dice mi abuelita. En 15 días cumplo 32 años y quiero empezar a celebrarlos desde hoy.

8 comentarios:

Armando dijo...

!!Viva la Tía!!!!

...porque te hizo escribir de nuevo!

Xavier dijo...

¡Qué envidia! Qué padre tener esos recuerdos. 32 es un gran número, yo apenas comienzo los 31, pero la verdad es que pintan bien los treintas. Lunas grandiosas también, sobre todo hoy por la luna llena...

América Gutiérrez dijo...

Mi querido Armando, me da gusto saber que le sigues echando un ojo a este espacio.

Xavier, cuando cumpli 30 me divertí mucho y andaba de viaje,los 31 fueron con rock band. Los 32 no pueden quedarse atrás. Definitivamente pintan bien los 30.

Anónimo dijo...

Sentí mucha nostalgia cuando leí tu entrada. Siguen pasando los días en el desierto y sigo extrañando más, mi país. También adoro las tradiciones del día de muertos. Mi abuelita cada año pone una gran ofrenda a la que cada vez se suman más fotografías. Gracias por tan lindo relato. Por si no escribes antes, muy feliz cumpleaños, lleno de abundancia en todo sentido y bendiciones.
Ale VG

América Gutiérrez dijo...

Querida Ale, me da gusto que hayas disfrutado esta entrada. No extrañes tu país, pues seguro te lo llevaste contigo. Hablanos de él, de como lo ves de lejos. deberías tener un blog, yo sería una de tus lectoras. Gracias por las felictaciones y las bendiciones. Un abrazo hasta el desiento donde te encuentras, que seguró también tendrá su encanto

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

Welcome back, y recuerda que los 30s son los nuevos 20s, así que somos unos jovenzuelos con ganas de más juegos infantiles y peticiones de calaveritas.
Gusto de volverte a leer.

Anónimo dijo...

Gracias América, la verdad es que si tengo un blog que no me he atrevido a hacer público, ya casi tengo 20 entradas. Pero sería un gusto y un honor que me leyeras. Cuando me decida, te aviso. Saludos nuevamente.

América Gutiérrez dijo...

Mi velvet, es un gusto regresar, escribir y encontrar un comentario tuyo. Y claro que hay hartas ganas de juegos y calaveritas.

Ale, Publica ya!!!