jueves, 13 de noviembre de 2008

Oficios con beneficios

Ayer por la tarde me dí el lujo de tomar una siesta en mi sagrada casita, sin embargo me despertó un ruido estridente acompañado de un olor particular. Camotes y platanos asados. No es albur, es tradición gastronómica andante. Muy mexicana y particularmente escandalosa.

Me asomé a la ventana con emociones encontradas. Pocas veces puedo echar un sueñito, pero después del sobresalto apareció el antojo.

Me debatía entre acostarme de nuevo o bajar en pantuflas por un platanito asado. Pensé un rato, me dió el fijo (que consiste en perder la mirada y la conciencia durante algunos segundos mientras se contempla algo) Recordé cuando mi abuela América nos ofrecía una abundante porción de platanitos con crema de Ocosingo, café de la olla y frijoles refritos (extraña combinación, con un sabor poderoso) aquellas eran las cenas comunes en la cañada de la selva.

Volví a pensar, me tallé los ojos y no quise decepcionarme. Me acosté de nuevo, el olor se mantuvo durante unos minutos más. Traté de recuperar el sueño, no pude. Me senté frente al televisor apagado y pensé en el vendedor, en como sería su vida, en lo difícil que debía ser vender ese tipo de productos en una ciudad como esta. Sonó el silbido, pero ahora se alejaba, una mezcla de rumor citadino acabó por mitigar el rastro. Pronto todo fue calma.

Volví a divagar. Regresé al personaje, imaginé que aun tenía clientes y por eso seguía su ronda por las calles. Poca pero selecta clientela que probablemente es la misma que aun está pendiente del afilador o que espera pacientemente al zapatero, para dejar en sus manos la renovación de un par de zapatos que pueden seguir andando.

Extraño al vendedor de nieves con sus campanitas, al señor de las manzanas acarameladas, la viejita con su canasta llena de pan de elote y los algodones de azúcar a domicilio.
Seguramente ya me habría dado un coma diabético, pero un buen menjurje de la Botica “ La Fraternidad” me habría salvado.

PD. La Fraternidad es el nombre la antigua Botica del Dr. Belisario Dominguez, que aun se puede ver en la Casa-Museo localizada en el municipio de Comitán, Chiapas.

4 comentarios:

chiapanaco dijo...

...en el df nunca me tope con un vendedor de platanos, regularmente en sus chillones carros train solo camotes...pero en tuxtla, te los puedes encontrar todavia x las calles, el show es que es un pedo adivinar las colonias o calles donde puedes topartelos, yo he tenido que manejar hasta 30 min sin rumbo para buscarlos, (poca paciencia para dedicarle mas tiempo)
...esta semana fui a tuxtla, y mi familia conociendo mis vicios me compraron un par de platans calientes bañados en azucar y lecherita encima.....otro showwwww

América Gutiérrez dijo...

Tienes toda la razón en el DF solo venden camotes, creo que mi subcinciente me jugó una mala pasada. Espero tener la suerte, la lana y el tiempo para irme a Tuxtla en diciembre y cumplir mi antojo, pero sobre todo mis expectativas de sabores de la infancia. Afortunado, se me hizo agua la boca con la mezcla azucarada que describiste..

Yreal dijo...

No, en coyoacán hay uno que sí vende plátanos con lechera y hasta con cáscarita.Tengo hambreeeee¡ y antonjo y de eso solo tengo lechera en mi despensa. Creo que, unos hot cakes me voy a hacer, y yo que ya me iba a dormir. Pero me despertaste el hambre.

un abrazo y si quieres ahí te dejo un hot cake en la cocina

América Gutiérrez dijo...

Estimada Yreal
¿cuándo paso por él?
Ayer después del concierto me hubiera caído de perlas. Nos leemos