martes, 4 de marzo de 2008

Turn on your lights

Superado el bache del exceso de pago, se hizo la luz. A media tarde ya pude utilizar el microondas, hacer agua de zarzamora en la licuadora, conectar el iPod a la compu para su recarga, el teléfono inalámbrico revivió (habrá que regresar a lo analógico). Anoche, gracias a la bondad de nuestra vecina Paty, conectamos una extensión de su depa al nuestro, para evitar que el helado cookies & cream y las paletas de pelón pelo rico se derritieran. Salvamos la compra del domingo. Aunque no hubo desastres mayores, mi reflexión es la siguiente:

Aún cuando nuestra generación es dependiente de la corriente eléctrica, no hay que entrar en pánico (eso puedo escribirlo hasta ahora, ayer me jalaba los cabellos).

Siempre hay un alma libre (léase estudiante sin quehacer) y comprensiva que puede ayudarnos solucionar el desbarajuste: Gracias Edhy.

Se que me voy a balconear pero la neta quería ver el capítulo de la nueva temporada de Grey's Anatomy (Cursi y chacala)


PD: Si no llegan sus recibos de luz, no significa que se ganaron una beca gubernamental de subsidio eléctrico. Pensé que tenía dominado todo el aspecto doméstico.

PD2: Tomen agua de coco, ayuda a mantener la piel suave y a prevenir la caspa, la vejez prematura, las arrugas y las manchas cutáneas.

2 comentarios:

Olga dijo...

Amiga eres una super loca divina, ahora mas que nunca se que Dios nos puso frente a frente aquel dia en Paris, deseo que nos vuelva a poner en frente y con mas tiempo para compartir pronto.

Esto es un exito, me has inspirado muchisimo.....

América Gutiérrez dijo...

Amigaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Que bueno que pasaste por aquí y creo, sin lugar a dudas que estábamos destinadas a conocernos.

Te quiero mucho y ya quiero verte. Un abrazo gigante hasta Venezuela. Nos leemos y nos vemos pronto.