martes, 17 de marzo de 2009

Alfombra violeta

Hay una época del año en la que el invierno no se termina de ir y la primavera aun no llega. Es una estación inexistente a la que he llamado: Tiempo de jacarandas. 

Sé que para muchos barrer las flores que suelta el árbol de jararandas resulta un fastidio y no es más que basura. Al burton se le enredan en las patas y por su forma de caminar, esas pegajosas florecitas no le causan tanto encanto como a mi. 

Me reconforta caminar a la sombra de estos árboles. Observar como cientos de pétalos se transforman en el camuflaje de un asfalto gris y cansado que agradece un poco de color. 

Siento tranquilidad y felicidad  de que el viento aun tenga ganas de hacerle travesuras a la naturaleza; pero lo que me pone más contenta es que pueda contemplarlas.

El burton, me jala hacia los eucaliptos, prefiere levantar la pata en un tronco menos poético. 

PD. Feliz cumpleaños hermanito.

9 comentarios:

zocadiz dijo...

es cierto, las jacarandas son encantadoras.
Su tonalidad es única.

Anónimo dijo...

Estudio en la UAM de Azcapozalco, en un campus que afortunadamente esta repleto de de jacarandas y que durante esta época del año deleita el ojo que se permite un paso más relajado que el habitual, para contemplar sus plazas alfombradas por las flores moradas de estos árboles. Me gusta mucho su blog. Saludos: Daniel.

gamaliel dijo...

Esos arboles se ven hermosos cuando florecen, en ocasiones son casi como oasis visuales en las malditas y visualmente monotonas ciudades...

Aunque los encargados de la limpieza los han de odiar...

Un abrazo y gracias otra vez... :)

América Gutiérrez dijo...

Zocadiz, el color es lo que más me gusta. Ese azul violeta te atrapa.

Daniel, muchas gracias por comentar y por compartir. No estaría mal que tomaras una foto del campus y me la enviaras, aquí la publicamos. Nos seguimos leyendo

Gamaliel, estoy de acuerdo son verdaderos oasis de color. He visto refunfuñando a varios barrenderos, pero creo que también les cambia la rutina y al final también les cae de variedad. Valoro tu amistad, la plática estuvo buena. Abrazo

Miguel Ángel Medina dijo...

Amo las Jacarandas, amo esta época de cada año, me hace feliz... y a la vez nostálgico. Hace ya algunos años, en marzo del ’92, aluciné con su color, resplandesciente a mis ojos, mi andar que apenas sentía pisar el suelo. Ahora, afortunadamente sigo apreciándolas sin tener que "meterme" nada. Fué una grata sorpresa encontrarme con gente que está en el mismo canal. Me gustaría compartirte fotos, todavía no tengo un blog donde muestre esta parte hermosa del paisaje urbano, la verdad, soy un iniciado en esto.

América Gutiérrez dijo...

Miguel, que bueno que ahora solo necesites el viento para disfrutar de un paisaje. Anímate y sube fotos a tu blog, comparte tu ángulos favoritos, total es gratis. saludos y gracias por comentar.

Julia Martín dijo...

Quiero que las jacarandas me hagan tapetes perpetuos...

A. Maranso dijo...

A mí simplemente me encantan...

América Gutiérrez dijo...

Julia, gracias por leer y enriquecer.

A. Maranso, lo comparto, son sencillamente encantadoras.